Transplante de lechugas al terreno 2011

Las semillas de lechuga que colocamos en los semilleros ya han germinado y han dado la primera generación de plantas. El hecho de ver tantas plantitas juntas siempre me ha encantado y saber que nosotros obtuvimos las semillas y las sembramos aún más.

Una vez que poseen sus 3-4 primeras hojas hay que transplantarlas al terreno, es una labor un poco pesada pero necesaria. Consiste en ir colocando cada 20 cm una planta sobre unos lomos que hemos hecho antes con el tractor.

Nosotros los transplantes los hacemos manualmente para evitar el daño de las plantulas, por lo que nos lleva varios días plantarlas todas.

Como en casi todo, inmediatamente despues del transplante hay que meterles agua, ya que con las calores que aún hace se ponen muy lacias y débiles.

Pero gracias a un abundante riego vuelven a su máxima plenitud y vigor, mostrandonos un espectaculo singular y atractivo.

 

Solo queda esperar que los pájaros no ataquen las jóvenes hojitas, ya que estas son un exquisito palto para saciar su apetito voraz. Este año hemos puesto unas cintas para intentar espantarlos, aunque creo que volveremos a colocar los antiguos espantapájaros del abuelo que es lo que nos dá un buen resultado.

Control de plagas en Naranjas y verduras del Guadalquivir

Una de las plagas que más perdidas ocasiona a los agricultores es la mosca de la fruta o Ceratitis Capitata. Se trata de un insecto de apenas 2 mm de longitud y de rápida multiplicación que deposita sus huevos en el interior de los frutos donde, una vez eclosinados, sus larvas se alimentan de la pulpa dañando al fruto y dejandolo caer al suelo. Una vez en el suelo sus crisálidas formarán una nueva generación de adultos.

 

Para cobatirlas nuestra experiencia  nos indica que la mejor forma no es contaminando el ambiente con productos químicos que matan todo lo que pilla.

Es mejor capturarlas con ayuda de unos recipientes de color amarillo, que simulan el color de la fruta y que en su interior contienen ferormonas masculinas atrayentes de la población de hembras.

Esta captura hace que se rompa el ciclo y que el número de hembras disminuya considerablemente, resolviendo en parte nuestro problema.

Por otra parte, en Naranjas y verduras del Guadalquivir solemos dar batidas entre los arboles para recoger los frutos caidos, evitando que  las crisálidas se abran en el lugar.



Siembra de patatas para el invierno de 2011

Con la llegada del finales de Agosto, las tierras regadas por el Guadalquivir se preparan para comenzar con las siembras que durante todo Septiembre se efectuan.

Normalmente las buenas temperaturas y las primeras lluvias propician estas labores, aunque este año en particular está haciendo más calor de lo habitual llegando a temperaturas de hasta 45ºC y sin llover casi nada, lo que hace que solo se pueda estar en el campo hasta las 12 de la mañana y un rato por la tarde a partir de las 19:00h.

 

Nosotros este año hemos empezado a sembrar las patatas de invierno, 500 kg de patatas Spunta para siembra que, aunque tardan más en salir que las cortadas, están más exentas de contraer enfermedades.
Para la siembra utilizamos una sembradora automática que vá enganchada por tracción al tractor, ya que es una ardua tarea sembrar manualmente ese volumen de patatas.
Esta máquina deja la separación adecuada para aprovechar al máximo el terreno y está preparada para cubrir la patata una vez  dispuesta en la tierra.
El hecho de que pinche la patata no es ningún problema ya que el tuberculo pronto crea un pelicula que evita que se pudra por ahi.

Inmediatamente despues de la siembra hay que instalar el riego, nosotros utilizamos micro aspersión que es como mejores resultados nos ha dado y evitamos el acolchado para eliminar utilizar plásticos .

Listos para ofrecerles nuestras ricas y jugosas naranjas sevillanas

Un año más Naranjas y verduras del Guadalquivir comenzará en días su campaña de naranjas, empezando por la variedad Navelina de gran cantidad de zumo y su especial dulzor caracteristico de la zona y acabando con las variedades tardías del próximo año.

La falta de lluvias y las altas temperaturas de casi 39ºC de máximas, que tanto están beneficiando la maduración de la uva para vino, está retrasado la cojida de nuestra naranja.

 

 

Por otro lado, estas altas temperaturas junto a las mínimas nocturnas de 15ºC benefician considerablemente al fruto que aún se está formando acumulando más potasio de lo habitual, por lo que este año las naranjas serán como se dice por aqui “puro almibar”.