Unos días para entrar en Julio

 

Dentro de unos días entramos en la época de los grandes calores que llegan a ser sofocantes en el Valle del Guadalquivir, hasta 45ºC,  por tanto la mayor preocupación en este mes ha de ser conseguir mantener un nivel de humedad adecuado para nuestras plantas.

Julio será el mes de mayor consumo de agua, pues al calor y la evaporación, se une que la mayoría de las plantas están en la fase de mayor crecimiento y su tamaño y el de los productos de la cosecha, dependerán en gran medida del suministro de agua que reciban, por tanto es el momento de regar abundantemente todas nuestras plantas.

Por ejemplo nuestros naranjos navelinos que su fruto tiene ya un diámetro de 4,5 cm,requieren ahora más que nunca de unas óptimas necesidades hídricas.

 

Ahora debemos dar al huerto una dedicación diaria, sino deberemos asegurar su riego mediante cualquiera de los múltiples sistemas de riego automático programado que existen y que se pueden comprar a bajo precio en cualquier tienda de jardinería y bricolage. Habrá que asegurarse su buen funcionamiento y que no existan fugas indeseadas en el circuito de riego.

Nuestro sistema de riego es gota a gota y procuramos regar fuera de las horas de mayor calor para tener menores pérdidas por evaporación, lo ideal es muy temprano por la mañana o muy tarde algo antes de anochecer.

No obstante también es conveniente refrescar el follaje de las plantas, salvo que la planta esté en flor, para ello lo ideal es regarlas con una nebulización que deposite una fina capa de agua sobre las hojas sin que lleguen a gotear, hay diversos aparatos que mezclan el agua con aire a presión y crean estas nieblas refrigeradoras.

Conviene realizar esta operación de refrescado fuera de las horas centrales del sol, pues los rayos de luz pueden encontrar en las gotas de agua, una lupa que concentre su energía, llegando a crear quemaduras en las plantas.

Como norma general huerto y frutales necesitan al menos un gran riego semanal, pero suele ser más útil fraccionar el volumen de agua de ese gran riego, en varios riegos menos intensos, aunque siempre es conveniente permitir que la superficie del suelo se seque totalmente entre riego y riego, para prevenir la aparición de hongos y podredumbre.

Otro factor a tener en cuenta es el viento que aumenta la erosión de la tierra y la desecación de las propias plantas, por lo que de ser posible conviene proteger las plantas de los vientos dominantes mediante setos o árboles. La evaporación del suelo se puede reducir labrando la superficie del terreno desnuda con el fin de romper la corteza y dejar la superficie de la tierra libre de grietas profundas o cubrir con mulching la superficie pues esta capa vegetal retiene la humedad, protege del calor a la tierra y reduce la evaporación.

Hacia el mes de Julio la tierra deba haber recibido todo el abono que precisaba, pero pueden darse casos de falta, no tanto de nitratos, como de potasa y fósforo. Debemos estar atentos a desarrollos anormales tanto en el crecimiento como en colorido de la vegetación para detectar estas faltas y corregirlas ahí donde haga falta.

Conviene vigilar nuestras plantas e ir podando toda la madera vieja, rota o enferma, así como cortar los chupones, hijuelos y brotes laterales del tronco central de los árboles. Al mismo tiempo es primordial ir revisando las plantas para prevenir la aparición de ácaros como la araña roja.

En algunas hortalizas como el tomate habrá que recorrer las plantas con frecuencia, (cada diez días mas o menos), y eliminar parte de los brotes, (destallado), para conseguir la formación de menos frutos, pero más gordos. Otra labor sistemática ha de ser el control manual de malas hierbas.

Por otra parte habrá que ir sujetando según crecen, con alambres o mejor aun con fibras naturales, como la rafia o el cáñamo, las planta trepadoras a sus tutores o cañas según lo  necesiten, de modo que el aire y la luz lleguen a toda la planta por igual. Vigilar las ramas de frutales sobrecargadas de frutos, de ser necesario apuntalarlas para que no se quiebren.

Personalmente estoy en contra del uso de fitosanitarios en huertos familiares pues la proximidad de los diferentes cultivos hace imposible utilizar un producto en una hortaliza sin que el tratamiento contamine a las demás, con el riesgo que ello conlleva allí donde constantemente se están recolectando verduras para su consumo.

No obstante hay tratamientos admitidos por la huerta ecológica que no suponen tanto riesgo aunque en general son menos eficaces, pero consideramos menos grave el perder una cosecha, que correr el riesgo de intoxicar a una familia. Es por ello que nuestros amigos y clientes confian en los productos que periodicamente les enviamos a casa.

Ahora estamos construyendo un estanque con peces, es un proyecto que aparte de embellecer el lugar, creemos que paliará las necesidades de nitrógeno de nuestras plantas. En un estanque con peces no pueden proliferar los mosquitos, ya que estos les sirven de alimento. Cuando se vaya terminando iré poniendo fotos ya que ahora está la obra un poco parada.

Julio también es el mes en que conoceremos a los ganadores del sorteo de las dos magníficas cestas de frutas y verduras nuestras que el club «BENDITOCUPÓN» sortea entre sus seguidores. Desde Naranjas y Verduras del Guadalquivir les deseamos a todos mucha suerte.

 

 

YA HAY PATATAS

 


 

Acabamos de arrancar las primeras patatas. tienen un aspecto insuperable, se vé que las  lluvias de estos meses y la cobertera de compost echado le han sentado de maravilla.

Este año no hemos tenido ataques de gusanos ni mildiu por lo que la cosecha no ha sufrido perdidass abundantes como ocurrió hace dos años.

Animamos a todos a probar estas patatas de la Vega del Guadalquivir exquisitas para cosnsumo para frito, horno o en ensalada. Son patatas enteras llenas de sabor.