Lluvias de abril

Hoy, 25 de abril, continuan las precipitaciones. En la última semana y la que está entrando, hasta cincuenta litros por metro cuadrado podrán dejar, mientras que las temperaturas máximas han bajado hasta los 20 grados.

Atrás quedó el buen tiempo, la tregua del tiempo no nos ha dejado ni un respiro a los amantes de la Semana Santa para disfrutar de los desfiles procesionales, y, también, a los agricultores sevillanos que, impacientes, trabajaban a marchas forzadas para hacer las labores del suelo.

A partir del próximo viernes 29 y, si las predicciones no varian , los nubarrones y las lluvias no se despedirán, al menos hasta el día 5 de mayo. Así, al menos, lo confirma una de las páginas web más visitadas en los últimos meses -www.eltiempo.es-. En el caso de la capital, las lluvias serán moderadas los días 27 y 28 de abril.

Lástima para las cofradias y para la próxima Romería del día 1 de mayo de Ntra Sra de Fátima, la patrona de Los Rosales.

 

 

 

La primavera en todo su esplendor

La primavera es una estación de vida, tenemos suerte de vivir donde vivimos. Al ser una zona templada, podemos disfrutar de este periodo intermedio entre el invierno y el verano. Las temperaturas actuales dentro de la amplitud térmica de los cítricos (23ºC a 34ºC) y cercanas a los 30ºC son óptimas para el desarrollo de estos.

La humedad ambiente, factor decisivo para la calidad de los frutos, se encuentra entre los porcentajes de 50% y 60%, si estos valores continúan unos meses más podremos disponer este año de frutos con gran cantidad de zumo y piel delgada.

Con las flores ya polinizadas, se va perdiendo el aroma a azahar impregnado en el ambiente. Con el estigma no receptivo, los cinco pétalos van cayendo al suelo, devolviéndole parte de los nutrientes que antes han sacado. Hay que tener en cuenta que tan solo el 5% de las flores se transformará en fruto para recolectar.

 

 

 

 

Vemos en la imagen de arriba los frutos ya cuajados, ahora la importancia del agua es primordial y si los niveles de humedad decayeran habría que iniciar el riego urgentemente. Para garantizarnos que esto no ocurra, los días que hemos tenido más insolación hemos aportado 4 horas de agua a las plantas con tal prevenir una carencia hídrica en los árboles.

En Naranjas y verduras del Guadalquivir S.C. no solo hacemos el seguimiento a citricos, tambien tenemos otras plantaciones de higos y melocotón. Sus estadios de crecimiento los podemos observar en las fotos adjuntas:

En unos post anteriores colgamos una fotografía con un nido con un poyuelo recien nacido. Nos hemos encontrado hoy uno de Mirlos, bien alimentados y a punto de salir del nido. Me pregunto si estos formaran parte de las nuevas generaciones de Ni-Nis, aunque creo que eso solo ocurre con los humanos de los países desarrollados.

Análisis para conocer.

En Naranjas y verduras del Guadalquivir estamos comprometidos con mejorar día a día, son muchos los esfuerzos que realizamos para que al final usted tenga una calidad que nos distinga.
Para ello, aparte nuestro sistema de calidad interna que nos marcamos, llevamos periodicamente estrictos controles del terreno que analizan texturas y composiciones de las diferentes capas donde crecen nuestros cultivos.
Pensamos que toda esta observación nos hará tener la información necesaria para poder aportar a los árboles los nutrientes para poder ofrecerles unas deliciosas naranjas, que son nuestro más preciado símbolo de identidad.

En primavera, la vida empieza

 

La maravilla de la vida empieza, lentamente, fragilmente, casi como un susurro que se va abriendo hueco, pero sin destacar demasiado.

 

Vemos en la imagen a un pajarito recién nacido en su nido, junto a sus dos hermanos que están a punto de romper el cascarón.

Me los encontré en las labores de aclareo de los árboles, seguro que la madre no andaba muy lejos de allí. Resulta genial poder captar con mi cámara ese instante para poder mostraroslo.

Es casi lógico que escojan este momento para nacer, ya que las flores han atraido una gran cantidad de insectos o de alimento para estas crias hambrientas y ansiosas por salir de este periodo crítico de su vida.

Campos de azahar

Las temperaturas crecientes hacen que la savia empiece a moverse y que el árbol salga de su estacionamiento invernal.Los botones casi por arte de magia han empezado a crecer y muchos han comenzado a abrirse, impregnando con su fragancia el ambiente. Realmente uno se siente privilegiado al poder ser testigo de tanta belleza y de poder disfrutar de estos «campos de azahar».

El verde clorofílico queda en un segundo plano y las blancas flores, en todo su esplendor, empiezan a llamar a los primeros abejorros y abejas que, insaciables de nectar, las fecundarán con sus patas colmadas de polen.